Un deseo: Ser invisible

En la gran avenida de la gran ciudad hay un hombre sentado en la acera. Apoya su espalda en la pared y extiende la mano mirando a los ojos a todo el que pasa. Nadie le ve. ¡Con la de veces que soñó de niño con ser el hombre invisible!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s